De la mano. Testimonios de una enfermera

El conmovedor relato de una enfermera y las vidas que ha tocado a lo largo de veinte años de experiencia.

Que «los enfermeros cuidan» es algo que todos hemos oído en algún momento. Asistir, ofrecer cariño y compasión y convertirte en el factor humano indispensable que todo paciente necesita durante su estancia en un hospital es una labor imprescindible… Y también muy dura.

Junto a bebés recién nacidos que superan su primera noche de milagro, enfermos de cáncer con quimioterapia, drogadictos y alcohólicos que llegan a urgencias deshechos; en operaciones a corazón abierto y acompañando a los familiares en duelo… siempre hay una enfermera o enfermero. En este libro Christie Watson nos lleva de la mano a hacer sus rondas, a velar sus guardias y a conocer a sus pacientes.

Con una sinceridad hermosa y simple estas historias reales nos harán reír, llorar y reflexionar sobre lo quesignifica de verdad vivir. Porque, en nuestros momentos más extremos, cuando luchamos para subsistir, profesionales como Christie están ahí con nosotros, ofreciéndonos su apoyo y cuidándonos, enseñándonos que la vida es mucho más que un tratamiento.

«La sanidad sobrevive gracias a la compasión y la amabilidad de personas como ella.»
The Times

 CHRISTIE WATSON (Editorial PLAZA & JANES)

 

RESEÑAS:

Christie Watson nos invita a reflexionar sobre cuál es el papel de la enfermería en el cuidado de la salud de las personas. Desde sus primeros días como enfermera en prácticas la acompañamos por las diferentes especialidades en las que ha trabajado a lo largo de su carrera, desde un pabellón psiquiátrico hasta las unidades de neonatos y de geriatría. A través de sus experiencias, Christie Watson nos explica la importancia de la bondad y la empatía en su profesión.
Para mantener una actitud empática, los enfermeros deben tener la habilidad de identificarse con la situación emocional del paciente, sentir como él, pero también procurar liberarse de esta identificación y reestablecer la distancia emotiva. El equilibrio entre implicación y retirada emotiva es fundamental para no “quemarse” en el desempeño de la profesión (síndrome de burnout) y para evitar realizar sus tareas desde una excesiva distancia o frialdad con el enfermo.
La enfermería es sin duda una profesión que no nos deja indiferentes. Cuando entramos en un hospital, muchos de nosotros tenemos la impresión de adentrarnos en un mundo paralelo, y nos sentimos muy vulnerables. Encontrarnos con profesionales que además de cumplir con sus funciones sepan captar y atenuar nuestros temores es algo muy positivo y que debería estar más valorado. La lectura de De la mano, testimonio de una enfermera es un punto de partida para esta reflexión

 

COMPARTIDO POR: Patricia (Octubre de 2018)

Compra este libro en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *