La mujer fuera del cuadro

RESEÑA:  La mujer fuera del cuadro entrelaza la historia de tres mujeres que en distintas épocas deciden dejarlo todo  con el objetivo de cumplir sus sueños en París. La historia principal es la vida de Madeleine Bouchard, protegonista de uno de los cuadros que fue pintado en Montmatre, la colina del norte de París que a finales del siglo XIX y principios del XX no estaba bien visto por la clase burguesa de la Belle Époque. Era un barrio habitado por modestas lavanderas, vendedores callejeros, costureras, buscavidas y delincuentes, donde se iba a beber vino barato y disfrutar de espectáculos populares. Llegaban los artistas en busca de alojamiento a muy bajo precio y de un lugar que pudiera acogerles y permitirles gestar su obra. Encontraban su inspiración en las escenas de pobreza rural, el ambiente de los burdeles baratos, la magia del circo, la picardía de los carteristas.

Nieves García consigue entremezclar los personajes de la novela con artistas famosos de la época como Lautrec, Degas o Verlaine.

SINOPSIS: La extraordinaria historia de una mujer, la del cuadro que la inmortalizó y la de una época, la bohemia parisina de finales del siglo XIX, tan bella como extrema en sus contrastes.

¿Cuántas historias caben en un cuadro?

Barcelona, 1888. El joven León Carbó no responde a las expectativas de su padre de iniciarse en el negocio familiar. Prefiere la pintura, la noche, los burdeles y las tabernas. Su relación con un grupo anarquista lo pone en peligro y sus padres lo envían a París, donde por fin podrá dedicarse al arte y mezclarse con la efervescente intelectualidad de la ciudad.

Sitges, 1905. Una niña a punto de cumplir diez años le pide a su madre un viaje a París como regalo. Para mostrarle los peligros de la ciudad, la madre le cuenta la historia de Madeleine Bouchard, una mujer que acabó asesinada en un cuartucho de Montmartre.

Madrid, 2015. A Efrén, un periodista conocido por sus potentes exclusivas, le dan vacaciones forzosas en el periódico en el que trabaja y se va a París a reencontrarse con su novia de la adolescencia, su mejor amiga, a la que no ve desde hace años. Allí retoman la investigación acerca de la bohemia de finales del siglo XIX para terminar una novela que juntos comenzaron en la época del instituto.

La mujer fuera del cuadro es el pequeño mundo donde se entretejen estas tres historias pobladas por personajes anónimos que tratan con personalidades como Degas, Mary Cassatt, Lautrec o Verlaine y en la que conviven con hitos históricos y referencias literarias y culturales de una época brillante por sus luces y sus sombras.

***

A finales del siglo XIX, Montmartre era la alta colina donde los caminos del París clásico y luminoso se torcían. En este microcosmos asimétrico cohabitaban artistas y prostitutas, lavanderas y obreros, borrachos y pobres, ilusionados y desengañados. Y a este mundo de molinos, infraviviendas y salones de baile, a este ambiente tan turbio como excéntrico y singular, a esta pieza del París más bohemio y extremo, suben muchos: algunos para encontrar, otros para olvidar.

A finales del siglo XIX las mujeres queríamos descubrir las pasiones que nos quitaran el sueño, a riesgo de perderlo para siempre. A punto de comenzar el siglo XX, levantábamos la voz para reclamar, para ser nosotras. Ahora, bien entrado el siglo XXI, y como aquellos herederos románticos, aún estamos recorriendo el mismo camino# Leer más

Nieves García Bautista (editorial SUMA)

 

COMPARTIDO POR: Cristina (Agosto de 2019)

 

Puedes adquirir este libro en tus librería habituales y en amazon y la Casa del Libro siempre con los mejores precios:

Y si prefieres la versión digital:

 

 

Un comentario sobre “La mujer fuera del cuadro

  • el julio 16, 2019 a las 12:33 pm
    Permalink

    Cristina. Agosto 2019. Barcelona

    La mujer fuera del cuadro entrelaza la historia de tres mujeres que en distintas épocas deciden dejarlo todo con el objetivo de cumplir sus sueños en París. La historia principal es la vida de Madeleine Bouchard, protegonista de uno de los cuadros que fue pintado en Montmatre, la colina del norte de París que a finales del siglo XIX y principios del XX no estaba bien visto por la clase burguesa de la Belle Époque. Era un barrio habitado por modestas lavanderas, vendedores callejeros, costureras, buscavidas y delincuentes, donde se iba a beber vino barato y disfrutar de espectáculos populares. Llegaban los artistas en busca de alojamiento a muy bajo precio y de un lugar que pudiera acogerles y permitirles gestar su obra. Encontraban su inspiración en las escenas de pobreza rural, el ambiente de los burdeles baratos, la magia del circo, la picardía de los carteristas.

    Nieves García consigue entremezclar los personajes de la novela con artistas famosos de la época como Lautrec, Degas o Verlaine.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *