Las hijas de la villa de las telas

RESEÑAAnne Jacobs vuelve, tras el éxito de La villa de las telas, para presentarnos la segunda parte titulada Las hijas de la villa de las telas.  Al inicio  de la primera guerra mundial, un suceso inesperado truncará el feliz ambiente que se vive en el hogar de los Melzer, en esta ocasión convertido en un hospital militar.

El dolor de la pérdida de seres queridos, la incertidumbre de la guerra, las dificultades de poder seguir produciendo, unidos al miedo y al rechazo de un conflicto, alterará la vida de Marie y Paul.

Durante la lectura de esta segunda parte, nos vamos a encontrar con muchos de los personajes que ya conocimos en la entrega anterior aunque en algunos casos sus vidas ya nos son las mismas.  Han madurado y son personas diferentes. Un ejemplo lo encontramos en Marie, aquella muchacha de origen humilde que llegó a la casa de los Melzer con la intención de ganarse la vida. Un personaje al que seguiremos viendo luchar. Ahora, mientras intenta que la fábrica no se venga abajo, al frente de la mansión en la que se ha instalado el hospital para los heridos de guerra mientras. 

Anne Jacobs nos vuelve a acompañar a través de un mar de sentimientos, nunca  indiferente. Con esta obra llegamos a la mitad de una trilogía que Anne Jacobs rematará con su tercera entrega, El legado de la villa de las telas. 

 

SINOPSIS: Las hijas de la villa de las telas

Una poderosa familia.
Una guerra terrible.
Una mansión que esconde más de un secreto…

El destino de una familia en tiempos convulsos y un amor que todo lo vence.

Augsburgo, 1916. La mansión de la familia Melzer pasa a ser, por necesidad, un hospital militar. Las hijas de la casa, ayudadas por el servicio, se convierten en enfermeras que curan, cuidan y escuchan a los heridos en combate.

Entretanto, Marie, la joven esposa de Paul Melzer, se hace cargo de la fábrica de telas en ausencia de su marido. Sin embargo, recibe una terrible noticia: su cuñado ha caído en el frente y Paul es ahora un prisionero de guerra.

Marie se niega a que las circunstancias la venzan y lucha con todas sus fuerzas por preservar el patrimonio familiar. Pero, mientras no pierde la esperanza de volver a ver a Paul con vida y se deja la piel en la fábrica, el elegante Ernst von Klippstein aparece en la puerta de la mansión, empeñado en no perder de vista a la joven y bella mujer que tiene entre sus capaces manos el destino de la familia Melzer.

Esta apasionante saga familiar continúa en la tercera parte El legado de la villa de las telas. Leer más

Hanne Orstavik (editorial Duomo)

 

COMPARTIDO POR: Cristina (Marzo de 2019)

 

Puedes adquirir este libro en tus librería habituales y en amazon y la Casa del Libro siempre con los mejores precios:

Y si prefieres la versión digital:

 

 

Un comentario sobre “Las hijas de la villa de las telas

  • el marzo 29, 2019 a las 12:23 pm
    Permalink

    Anne Jacobs vuelve, tras el éxito de La villa de las telas, para presentarnos la segunda parte titulada Las hijas de la villa de las telas. Al inicio de la primera guerra mundial, un suceso inesperado truncará el feliz ambiente que se vive en el hogar de los Melzer, en esta ocasión convertido en un hospital militar.

    El dolor de la pérdida de seres queridos, la incertidumbre de la guerra, las dificultades de poder seguir produciendo, unidos al miedo y al rechazo de un conflicto, alterará la vida de Marie y Paul.

    Durante la lectura de esta segunda parte, nos vamos a encontrar con muchos de los personajes que ya conocimos en la entrega anterior aunque en algunos casos sus vidas ya nos son las mismas. Han madurado y son personas diferentes. Un ejemplo lo encontramos en Marie, aquella muchacha de origen humilde que llegó a la casa de los Melzer con la intención de ganarse la vida. Un personaje al que seguiremos viendo luchar. Ahora, mientras intenta que la fábrica no se venga abajo, al frente de la mansión en la que se ha instalado el hospital para los heridos de guerra mientras.

    Anne Jacobs nos vuelve a acompañar a través de un mar de sentimientos, nunca indiferente. Con esta obra llegamos a la mitad de una trilogía que Anne Jacobs rematará con su tercera entrega, El legado de la villa de las telas.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *