Patria

El día en que ETA anuncia el abandono de las armas, Bittori se dirige al cementerio para contarle a la tumba de su marido el Txato, asesinado por los terroristas, que ha decidido volver a la casa donde vivieron. ¿Podrá convivir con quienes la acosaron antes y después del atentado que trastocó su vida y la de su familia? ¿Podrá saber quién fue el encapuchado que un día lluvioso mató a su marido, cuando volvía de su empresa de transportes? Por más que llegue a escondidas, la presencia de Bittori alterará la falsa tranquilidad del pueblo, sobre todo de su vecina Miren, amiga íntima en otro tiempo, y madre de Joxe Mari, un terrorista encarcelado y sospechoso de los peores temores de Bittori. ¿Qué pasó entre esas dos mujeres? ¿Qué ha envenenado la vida de sus hijos y sus maridos tan unidos en el pasado? Con sus desgarros disimulados y sus convicciones inquebrantables, con sus heridas y sus valentías, la historia incandescente de sus vidas antes y después del cráter que fue la muerte del Txato, nos habla de la imposibilidad de olvidar y de la necesidad de perdón en una comunidad rota por el fanatismo político.
COMPARTIDO POR: Libros por el mundo (NOVIEMBRE DE 2017)

Compra este libro en:

Un comentario sobre “Patria

  • el septiembre 15, 2018 a las 11:53 am
    Permalink

    Un relato escalofriante de cómo el fanatismo ideológico llega a tiranizar a una sociedad (escalofriante, sobretodo, por ser real), contado desde los diferentes puntos de vista de los personajes de una manera muy personal, casi como si nos metieramos en sus cabezas.
    Acompañamos de cerca a Bittori en su amarga lucha por liberarse del odio por los que la acosaron y asesinaron a su marido, destrozando su vida y la de sus hijos para siempre. A Miren, atrapada en su propio egoísmo y terquedad, a Joxian arrastrando sin ánimo la vergüenza de su cobardía por no haber sido capaz de defender a su amigo, el Txato. A Gorka, tratando de huir de la atmósfera asfixiante del pueblo, atenazado por los fanáticos simplemente por no mostrar el entusiasmo adecuado, y a Joxe Mari en su camino de fanatismo, horror y crueldad, hasta el demoledor descubrimiento, tarde y mal, de que ha destrozado su vida junto a las de sus víctimas.
    La historia, llena de saltos en el tiempo, nos va revelando los acontecimientos, no en orden cronológico, sino de la importancia que tienen para llegar a entender lo ocurrido. Nos muestra cómo la tiranía ideológica saca los peores instintos en los seres humanos, cómo se aprovecha el odio irracional impuesto para justificar antiguas envidias y resquemores, cómo la cobardía paraliza a los que permanecen lúcidos, y lo más impactante: Lo fácil y rápido que es convertir a todo un pueblo en un arma implacable contra cualquier persona (en este caso, uno de los suyos! Amigo, vecino…), pero qué difícil es después, cuando las arengas desaparecen y te queda entre las manos el odio inútil ya frío y gastado, cerrar las enormes heridas que éste ha provocado.
    El único personaje que nos da esperanza: Arantxa, atrapada en un cuerpo inútil, pero la más lúcida y valiente, la única capaz de empezar a tender puentes hacia la paz.
    Si he de sugerir algo, me falta el punto de vista de los que manejan conscientemente el odio, manipulando a los Joxe Mari de turno que caen en sus manos. Los que encendieron la llama del odio y animaron a todos a avivarla, pero después no nos explican cómo hay que tragarse las cenizas frías. Me parece casi imposible comprender sus razones.
    En mi opinión, éste es un libro magnífico, sincero y directo, que nos hace revivir en primera fila un momento especialmente oscuro de la historia más reciente y reflexionar sobre ella para que no se vuelva a repetir. Doy las gracias al autor por su valentía.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *